La braquioplastía es la técnica quirúrgica encaminada a mejorar el aspecto de las extremidades superiores mediante resección del exceso dermograso de cara interna de ambos brazos. Lo que pretendemos con esta cirugía es conseguir unos brazos estilizados y armónicos con el cuerpo.
Para realizar este procedimiento, el cirujano debe hacer una incisión que recorre la cara interior de cada brazo desde la axila hasta el codo, para poder retirar el exceso de piel y grasa. Después de eso, inserta los drenajes (si son necesarios) y sutura.

Duración del procedimiento:
2 hrs.

Anestesia:
Local y sedación o general.

Hospitalización:
Es ambulatorio.

Efectos secundarios:
Aunque este tipo de operación no tenga prácticamente ningún tipo de efecto secundario entre los posibles riesgos y complicaciones se encuentran infecciones, acumulación de líquidos, cambios en la sensibilidad de la piel, decoloración de la piel y/o hinchazón.

Riesgos:
Como posibles, aunque raras complicaciones, cabe mencionar la pérdida de vitalidad (necrosis), seromas y/o hematomas que requieran evacuación. Los riesgos de la rinoplastía son los de cualquier otra cirugía, con complicaciones raras como hemorragias, infecciones.

Recuperación:
A los 12 días el operado ya está “presentable”.

Duración de los resultados:
Duradero.

Consulte por estos tratamientos